¿Qué es Resistencia a la Insulina?

Tu cuerpo produce decenas de hormonas que se encargan de mantener a todos tus sistemas en balance. Tus hormonas son mensajeros químicos que están en constante comunicación para mantener esa homeostasis (balance) en tu cuerpo. LA INSULINA ES UNA DE ELLAS.

Se produce en el páncreas como respuesta a la comida que ingieres para llevarla a tus células y alimentarlas.

Cuando tu comes, durante el proceso de digestión, la comida se degrada a moléculas diminutas que atraviesan la pared de tu intestino delgado para pasar a tu torrente sanguíneo y repartirla a tus células. Y tú eres trillones de ellas que necesitan de nutrientes de manera consistente y de buena calidad para prosperar, reproducirse de manera saludable y repararse así mismas.

Lo que tu comes, es lo que te construye, te da energía (o te la quita) y te renueva, cada segundo de tu existencia. La comida que ingieres no es sólo un montón de calorías o simple energía, es INFORMACIÓN, que tu cuerpo tiene que descifrar, para poder asimilar y utilizar.

La respuesta de tu cuerpo; de tus hormonas, es muy diferente dependiendo del tipo de nutriente que tu ingieres.

Los nutrientes “grandes” o los macronutrientes se dividen en tres grupos:

Proteínas, carbohidratos y grasa esencial.

Las proteínas y los carbohidratos hacen que tu páncreas libere más insulina para su metabolización, en comparación con las grasas que apenas mueven la insulina.

Los carbohidratos refinados en especial (azúcar, pan, pastas, donas, galletas, harina de trigo en cualquiera de sus presentaciones y similares) son especialmente insulinogénicos. Es decir, hacen que produzcas más insulina para metabolizarlos.

Tus células tienen receptores de insulina y de todas las hormonas que tu cuerpo produce. Y tus células pueden hacerse resistentes a cualquier hormona cuando hay demasiada en “el ambiente” ya sea porque tú la produces o por provenir de agentes externos.

Escucha este episodio para una definición completa de resistencia a la insulina y cómo evitarla.